Cómo desarrollar el liderazgo empresarial

Cómo desarrollar el liderazgo empresarial

Si bien las primeras teorías sobre liderazgo sostenían que líder se nace, actualmente se considera que un líder se hace y no se nace. Esto se debe a que es posible alcanzar, aprender y desarrollar las habilidades personales necesarias para alcanzar el liderazgo.

Según la Escuela de Escuela de Administración de Empresas española EAE, la clave para lograr ser un líder  es el autoconocimiento, porque a partir de este es posible descubrir las flaquezas y mejorarlas, ver las virtudes y resaltarlas, y encontrar los defectos y corregirlos.

Para conseguir ser un buen líder , entonces, lo primero es conocerse bien a uno mismo, saber cómo uno es, cuáles son las capacidades con las que cuenta y las debilidades a mejorar. Este paso fundamental ayudará a descubrir qué aspectos es necesario reforzar, qué habilidades se necesitan adquirir o potenciar para mejorar y convertirse en el líder que se desea ser.

En ocasiones puede resultar fructífero buscar un coach  para que ayude a conocerse, a establecer las metas, o un mentor que guíe, oriente y muestre cómo desarrollar el camino.

Tener una actitud positiva y perseverante. Esta cualidad es común entre los grandes líderes  transformacionales. Uno tiene que pensar que rendirse no es una opción. Ser y mostrarse optimista es fundamental para superar los desafíos diarios y seguir adelante aunque uno se tope con obstáculos.

Potenciar las habilidades comunicativas. La comunicación es una de las habilidades más importantes de un líder  , por eso si no se tiene grandes habilidades comunicacionales es importante intentar desarrollarlas. La comunicación es clave para la efectiva actividad empresarial. Tan importante es saber hablar como escuchar. Entrenar la capacidad para la escucha activa, las habilidades oratorias y ensayar ejercicios para practicar la asertividad.

Fortalecer la capacidad resolutiva. Las habilidades puestas en práctica para la toma de decisiones son fundamentales. La capacidad de negociación, las destrezas para la resolución de conflictos, la eficacia para priorizar o el talento para buscar soluciones creativas, son cualidades que los seguidores esperan del líder.

Si uno cuenta con estas capacidades se destacará como líder . Todas estas habilidades se pueden entrenar y potenciar a través de diferentes programas y se mejoran con la práctica.

Confiar en el equipo. La confianza en el equipo de trabajo no sólo hará que los trabajadores se sientan valorados, también provocará que se involucren más en la actividad empresarial. Esta confianza supone escuchar sus opiniones y tenerlas en cuenta, favorecer y potenciar su participación en el grupo de trabajo con el fin de mejorar los procesos y alcanzar las metas de la organización. Si se ofrece libertad para aportar ideas y tomar ciertas decisiones, los trabajadores se involucrarán más y serán más responsables. Además, con esta actitud de respeto, favorece el establecimiento de las relaciones y de un clima laboral positivo y eficiente.

Continuar formándose a lo largo de toda la trayectoria laboral. Para liderar   eficazmente es fundamental conocer lo que pasa en el mercado, estar al día de los últimos avances y estrategias y descubrir los nuevos métodos. La formación continua es imprescindible para que la capacidad de liderazgo no se vea afectada.

Compartir: